La TDT no es el futuro

Expertos de la industria audiovisual se unieron ayer en el Foro 50+4 de tendencias televisivas. Entre los especialistas se encontraban el presidente de Corporación Multimedia, Eduardo García Matilla; el director general de EITB y presidente de turno de FORTA, Alberto Surio de Carlos; el catedrático de Comunicación Audiovisual y Publicidad de la Universidad Complutense de Madrid, Enrique Bustamante, y el guionista y periodista Joan Álvarez.

En el foro se debatió sobre el presente y futuro de la industria televisiva en España. La instalación de la TDT en la gran mayoría de hogares españoles no ha mostrado ningún cambio, a excepción del técnico, respecto al sistema anterior ya que, según los ponentes, los nuevos canales son más de lo mismo, no ofrecen diversidad. Son canales generalistas que en la mayoría de los casos son utilizados para la redifusión de los contenidos del canal principal del grupo. No existe una verdadera oferta que se diferencie de la pasada.

Con este panorama, se ve complicado que los nuevos canales obtengan nuevos ingresos por publicidad, ya que la fragmentación y los nichos creados no resultan lo suficiente suculentos para la industria. Por lo tanto, los expertos ven necesario volver a replantear la situación actual para encaminarnos a un futuro mejor.

Bustamante  aseguró ayer que el camino que debe seguir el sector es la fusión de la televisión con internet, un debate que planteamos la semana pasada al hilo de la lucha de Google Tv y las productoras americanas. Para el catedrático, cada vez más usuarios consumen en internet los mismos programas que la cadena ofrece de forma convencional. Llevamos años hablando del cambio de paradigma, del usuario como centro de la programación, él decide qué, dónde y cuándo ve los contenidos. Por ello, es necesario que la industria ofrezca una verdadera usabilidad en sus emisiones concediéndole así al consumidor una verdadera televisión a la carta. La vía más fácil para conseguirlo es internet, aunque deberemos esperar la reacción de las grandes cadenas, que son al fin y al cabo quienes se reparten el pastel y deciden sobre el futuro de la parrilla televisiva. Eso sí, como cunda el ejemplo estadounidense, es de prever que todas ellas terminen por sucumbir a ese temor, a menudo irracional, de que sus contenidos estrella se mezclen con el gran flujo que copa internet. Eso les paralizará.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s