Dignificar la profesión

Tiempo atrás nos hacíamos eco de la pérdida de empleo padecida en el sector de los medios de comunicación en España (3.400 puestos de trabajo en los dos últimos años según el Observatorio de la Crisis dirigido por la FAPE), una situación que no sólo afecta a la calidad de vida de numerosos profesionales, sino a la calidad de la información. Ante esta espiral de malestar, sobre todo en el interior de las redacciones, la Federación de Asociaciones de Periodistas de España sacaba adelante el pasado lunes la denominada ‘Declaración de Pamplona’ (ratificada en la capital navarra), un intento casi desesperado por dignificar la profesión y un llamamiento a los editores para que mejoren las condiciones de trabajo de quienes nos suministran a diario información.

Y es que, la crisis económica no ha hecho más que acelerar un proceso de cambio vaticinado ya por quienes veían en internet un nuevo escenario para los medios. La caída de los ingresos publicitarios en los medios impresos (que se verá acuciada con la posible prohibición de los anuncios de contactos por parte del Gobierno central), la escalada en influencia mediática del ‘periodismo ciudadano’ y de los ‘bloggers’, hacen necesario una reconversión del sector pareja a esta nueva realidad, un punto de inflexión que pase por asegurar la calidad de la información, los derechos de autor y la dignidad de la profesión. Porque, al fin y al cabo, quienes marcan la agenda informativa del día a día, siguen siendo los grandes medios tradicionales, de hecho, y este es un debate que aún dará que hablar, la mayor parte de los post que encontramos en la red no hacen sino incidir sobre cuestiones que llenan las portadas de los diarios impresos, de las principales emisoras de radio o de la televisión, salvo en contadas ocasiones.

Eso sí, la magia de internet posibilita que, en este caso, el número de fuentes consultadas se multiplique, ampliando así ese cuello de botella que tamiza la realidad, y que muchos periodistas puedan informar por cuenta propia. Sumar lo mejor de esta nueva era tecnológico a un modelo periodístico que nos brinde rigor y profesionalidad deberá ser el reto de la FAPE y de quienes caben en ella. Y es que, como reza el texto adjunto a esa ‘Declaración de Pamplona’: “un periodismo de calidad es sinónimo de una democracia de calidad”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s